LIDERAGORA.net | El blog de Daniel Sánchez Reina

Un espacio de lectura y reflexión sobre Liderazgo Empresarial. Y si quieres todavía más… todos los JUEVES a las 16:20 (GMT+1), en CAPITAL RADIO, mi sección "QUIERO SER UN BUEN JEFE"

¿Cómo lidiar con un jefe ‘hiper-ego’?

Tengo el placer de comunicaros que LID Editorial, la editorial líder en libros de empresa, me ha incluido en su plataforma ‘LID Conferenciantes’, a través de la cual impartiré conferencias sobre liderazgo en diferentes foros.

Volviendo al título de este post, aquí os dejo el último artículo que he publicado en Cat.Económica.
Un saludo.

Cataluña Económica

—Daniel Sánchez Reina

Es un perfil que abunda en el entorno laboral, jefes con un ego hipertrofiado, personas acomplejadas que destruyen carreras profesionales y empresas.

 

Un jefe sobredimensionado mira a sus empleados con displicencia.

¿Alguna vez has sentido que tu jefe tenía celos de ti? ¿Tienes la sensación de que brillas más que él y eso le molesta? ¿Aprovecha ocasiones en público para desmerecer tu trabajo o dejarte en evidencia?

Y tú, jefe, ¿sientes celos profesionales de uno de tus colaboradores porque es brillante? ¿Disfrutas desmereciendo su trabajo públicamente? ¿Le pones trampas para que su reputación se resienta?

La actitud de un jefe de esas características tiene nombre y apellido: Ego Hipertrofiado. Por economía del lenguaje le llamaremos ‘hiper-ego’.

Son personas por lo general acomplejadas, sin sentido de la proporción, cuyo objetivo es salir ellos fortalecidos a costa de lo que sea y de quien sea. Son autodestructivos porque gestionan desde la envidia, la ira, la vanidad y la soberbia. Son también destructivos porque no contribuyen al crecimiento del colectivo sino solamente al suyo particular. Tienen un bajísimo nivel de autoconocimiento y de autocontrol.

Con sus decisiones viscerales y carentes de unos mínimos de razonabilidad, dominadas por su cerebro reptiliano, destruyen carreras profesionales y compañías. Trasladan mala imagen ante los accionistas, los clientes y los proveedores. No son necesariamente déspotas, pero provocan dinámicas nocivas. Sus colaboradores –es decir, las personas que les reportan– les alegrarán los oídos con cánticos laudatorios sobre su persona. Sus colegas horizontales (‘peers’ en inglés) les evitarán. No saben sumar, solo restar. Todo su entorno acaba perdiendo: ellos, sus colaboradores, su departamento, sus colegas, su empresa.

La base de su comportamiento radica en los miedos y complejos que les atenazan: falta de autoestima y miedo a la pérdida de estatus, principalmente. Si no fuera por su capacidad para emponzoñarlo todo, nos darían lástima.

Si alguna vez os encontráis a un jefe con estas características, pensad que más pronto que tarde os dejará en evidencia públicamente para así brillar él. Es la táctica del brillo a través del betún: el zapato brilla a costa de que el trapo se ensucie.

¡Cuánta mediocridad!

La mala noticia es que las empresas están plagadas de personajes así. La peor noticia es que convivir con ellos es extremadamente difícil.

¿Y no hay noticia buena? No estoy del todo seguro si la hay, no te quiero engañar. Al menos aquí te dejo algunas recomendaciones para gestionar a jefes con perfiles similares:

– Aprovecha cualquier ocasión pública o privada que te surja para recordarle aquella buena idea que aportó o aquella buena decisión que tomó. Dado que tu jefe tiene un nivel de inseguridad alto, esto le reconfortará y le hará sentirse cómodo en tu presencia. Pero sé genuino, dosifícate, no adules por adular. Eso sería terrible porque retroalimentaría su ego y la situación empeoraría.

– Dado que, llevado por su afán de notoriedad, será probable que te boicotee interrumpiéndote innecesariamente en reuniones donde tú debas aportar conocimientos o datos con el fin de dejar claro a la audiencia lo mucho que manda y que sabe, adelántate tú. En momentos concretos dirígete a él haciéndole cómplice de lo que estás presentando. Si lo necesitas búscate aliados de tu departamento para que también se dirijan a él en esa reunión.

– Comparte tu malestar con su superior (el jefe de tu jefe), siempre que dispongas de información veraz o indicios de que encajará bien la crítica hacia uno de sus colaboradores. En tal caso reaccionará de forma madura y con clara voluntad de solucionar esa actitud tan perjudicial para todo el equipo. Agradecerá la información e implementará las acciones necesarias para corregir la situación. Si no dispones de la certeza sobre si lo encajará bien, ni se te ocurra decírselo porque empeorarás la situación: te habrás labrado dos enemigos.

Lo que te sugiero que nunca hagas es poner a tu jefe en evidencia delante de todo el mundo. Le hundirás en su inseguridad y saltará a tu yugular, ya sea en ese momento o en un futuro… si es que tienes futuro ahí dentro después de eso.

Trabajar en un entorno así es descorazonador. Te aconsejo que no te acomodes, no te acostumbres a esa situación y márchate de esa empresa o de ese departamento a la menor ocasión. En caso contrario te convertirás en un zombi profesional ahí dentro. No te lo mereces. Si te ves obligado a aguantar, trázate un plan para escapar cuanto antes.

Habría que recordarles a las empresas que toleran esas actitudes entre sus directivos o mandos intermedios que hacen un flaco favor a la productividad de sus empleados. Porque un buen clima de trabajo aumenta la productividad personal en un 30%, según estudios econométricos.

Y a esos jefes cafres y acomplejados –el problema no está en ser acomplejado, que tire la primera piedra quien esté libre de complejos: el problema es ser un cafre–, que recuerden que en las organizaciones no es posible brillar en soledad desde la función directiva. Un jefe brilla por el simple hecho de que su equipo brille. A eso deberían dedicar sus esfuerzos. Liderar es servir, no mandar.

Fotografía Autor Daniel Sánchez Reina 

Anuncios

9 comentarios el “¿Cómo lidiar con un jefe ‘hiper-ego’?

  1. Miguel Ángel García Morcillo
    diciembre 11, 2014

    Hola Daniel. Tu post no tiene buenas noticias, refleja muy certeramente parte (no me atrevo a cuantificar un porcentaje pero me da la impresión de que es muy alto) de la realidad de muchos jefes con ese tipo de ego. Desmotivan, generan un ambiente improductivo, no enseñan, no aportan ni conocimientos ni innovación y por supuesto distan mucho de ser los líderes que necesitan las empresan. Sin embargo, mi pregunta es la siguiente ¿Por qué continuan durante tanto tiempo en su puesto?

  2. Miguel Ángel García Morcillo
    diciembre 11, 2014

    Hola Daniel. Me parece un post certero en cuanto a la realidad de los jefes que ¿gestionan? equipos o empresas. Por desgracia el porcentaje es demasiado alto. Pertenecen al estamento del “Yoísmo”, de la inseguridad y del pensamiento becerril. Desmotivan, provocan burnout en los empleados, y las medallas y el reconocimiento sólo es para ellos. No hablemos de inteligencia emocional que a muchos de ellos les sonara a la pelicula de Spielberg “I.A” Y no te pongas en su camino…
    A pesar de los resultados que puedan conseguir siempre se podría crecer mucho más con personas que aprecien a las personas y sepan liderarlas. ¿Dónde están las Organizaciones Saludables? Y otra pregunta: ¿Por qué aguantan a estos jefes con el Ego Hipertrofiado?

    • Daniel Sánchez Reina
      diciembre 12, 2014

      Hola Miguel Ángel.
      Normalmente los jefes con ego hipertrofiado pertenecen a empresas cuya cultura los tolera. Si echamos un vistazo a la historia empresarial, observaremos que la cultura siempre circula top-down (es decir, de arriba hacia abajo). Nunca circula en sentido inverso. Por tanto, no importa lo mucho que los trabajadores de base quieran que sus empresas cambien. Si los directivos de más alto nivel pertenecen a la escuela del hiper-ego, caerá en cascada hacia todos los demás niveles de la organización, contaminando al organigrama entero. En mi opinión esta es la razón por la cual este perfil de jefe aguanta tanto en las empresas.
      Gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Dani

  3. Ipiña
    diciembre 15, 2014

    Hola Daniel, me ha gustado el artículo, pero realmente creo que la clave esta en el comentario que haces pertiormente, si esas personas estan en esos puestos es porque alguien lo ha decidido y consentido, lo que cual me lleva a reflexionar que el problema esta realmente en la cultura de esa empresa, en los directivos de la misma y eso si que realmente puede crear una difícil situación para los miembros del grupo que sufren la situación, la detectan y deben convivir con ella.

  4. Magda
    enero 7, 2015

    Si, yo he tenido un jefe que ha destruido mi carrera profesional sin ningún motivo, por ambición.., por poner a su amigo en mi sitio, por…
    Es tan importante tener un buen líder, que sepa valorar la profesionalidad, que sea honesto, las empresas tienen un reto muy importante a la hora de “poner” a sus directivos.

    • Daniel Sánchez Reina
      enero 10, 2015

      Sí, Magda, lamentablemente no siempre la profesionalidad impera en el ejercicio del liderazgo. Gracias por pasarte.

  5. Ana
    enero 28, 2015

    Sus colaboradores los identifican de inmediato, sin embargo como ellos no tienen comunicación directa con la Gerencia General, es usual que el tema se comente por los pasillo y es asi como la información puede llegar como un simple rumorcillo sin la importancia del caso.
    Es usual que este tipo de personas sean ambivalentes en su opiniones, por tal motivo es necesario manejar nuestra opiniones de manera formal, a través de memos físicos o digitales.
    Es usual escucharlos comentando sobre sus adquisiciones personales (desde el seguro de vida adquirido hasta la compra de un terno).
    Podemos destacar que son ordenados y comunicativos

    • Daniel Sánchez Reina
      febrero 18, 2015

      Ana, gracias por pasarte por aquí. Es importante lo que dices sobre que la verdadera magnitud de la toxicidad de estos jefes queda diluida por comentarios de pasillo. No es fácil luchar contra esto. Lo positivo es que ellos mismos se delatan cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

QUIERO SER UN BUEN JEFE (podcasts)

PODCASTS - QUIERO SER UN BUEN JEFE

EL MENTOR

El Mentor

El mentor

EL DILEMA DEL DIRECTIVO

El dilema del directivo

Sígueme en las Redes Sociales

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.196 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: