LIDERAGORA.net | El blog de Daniel Sánchez Reina

Un espacio de lectura y reflexión sobre Liderazgo Empresarial. Y si quieres todavía más… todos los JUEVES a las 16:20 (GMT+1), en CAPITAL RADIO, mi sección "QUIERO SER UN BUEN JEFE"

Una causa y una solución para nuestra baja productividad

Aquí os dejo el último artículo que he publicado en una revista de actualidad económica.
Un saludo.

Cataluña Económica

—Daniel Sánchez Reina

¿Qué podemos hacer para aumentar nuestra productividad? ¿Cómo podemos sacarle más rendimiento a nuestro tiempo laboral?

 

Ejecutivos con maletines cuya cabeza es un reloj.

España es uno de los estados occidentales con menor Productividad. O dicho más crudamente, nuestro rendimiento por hora trabajada es bajo.

Los rankings de productividad y la posición relativa de España en ellos depende del cálculo utilizado y de los países que se incluyen en la comparación –si se incluyen o no todos los recursos necesarios para la producción o solo las horas trabajadas, si se toma la Europa de los 27 o solo la de los países más desarrollados, o si la fuente es la OCDE o la escuela de negocios suiza IMD, u otras.

Pero en todos ellos salimos malparados.

Por otra parte, todos los análisis concluyen también que somos uno de los estados donde más horas se trabaja.

En definitiva, para conseguir los mismos resultados –o incluso peores– que otros países de nuestro entorno, necesitamos invertir más horas.

Es evidente que algo no estamos haciendo bien.

Si tomamos los países con mayor desarrollo, observaremos que sus jornadas laborales son más cortas, como Holanda, Alemania y los Países Nórdicos. Más cortas, sí, pero mejor aprovechadas.

Por tanto, todo apunta a que el número de horas que se dedican al trabajo y los resultados obtenidos no están necesariamente correlacionados.

Las consecuencias más relevantes de esta baja productividad son:

Reducción de nuestra calidad de vida debido a un horario laboral más largo y al menor poder adquisitivo por el déficit de Productividad.

– Pérdida de Competitividad, solo compensada por la indeseable devaluación salarial generalizada de los últimos años, que provoca menor riqueza y un adelgazamiento progresivo del Estado del Bienestar.

¿Y qué podemos hacer para aumentar nuestra Productividad? ¿Cómo podemos sacarle más rendimiento a nuestro tiempo laboral?

Os propongo una medida que a muchos os sorprenderá pero que, en base a mi experiencia personal tanto directiva como asesorando a empresas de diversos sectores, genera mayor productividad: eliminemos el Presentismo, eso que llamamos vulgarmente ‘calentar la silla’.

La mayoría de nuestras empresas están inmersas en la cultura de la Presencia. ¿Por qué no la remplazamos por la cultura de la Eficiencia? Es evidente que ‘estar sentado’ no es lo mismo que ‘estar rindiendo’. ¿Estás de acuerdo?

¿Alguien se cree que por el hecho de estar presentes estamos trabajando bien y mejor? Desde luego yo no. Habrá días en que necesitemos trabajar más horas y días en que menos, y momentos en que sea necesaria nuestra presencia en la oficina y otros muchos en que no. ¿Por qué no ajustamos nuestra presencia en el puesto de trabajo a la necesidad real? La flexibilidad horaria y el teletrabajo son las medidas de conciliación laboral más valoradas por los españoles. La motivación aumentaría, permitiría integrar mejor la vertiente personal y la profesional. Nos sentiríamos profesionales de verdad. Nuestros índices de productividad aumentarían porque le dedicaríamos al trabajo el tiempo necesario para los estándares de calidad que se nos exijan.

La motivación está vinculada a la felicidad laboral. Algunos datos: según la Universidad de Wisconsin, una mente positiva es un 31% más productiva que una negativa o neutra; según la Universidad de Harvard, los empleados satisfechos con roles comerciales consiguen un 37% más de ventas que el resto de la plantilla; y los días de baja por enfermedad descienden a más de la mitad.

Al aumentar nuestra felicidad laboral aumentaría automáticamente el compromiso con la empresa –ay… Compromiso… bella y esquiva palabra… inasible por la impericia de unos y otros…

Si dispones del poder en tu empresa para llevar a cabo este cambio, te invito a que lo pruebes primero en pequeños círculos para evaluar su impacto. Y si no lo tienes, hazle llegar este artículo a quien lo tenga, para hacerle reflexionar. La cultura empresarial siempre circula ‘top-down’, de arriba abajo… nunca al revés… o sea, tienes que conseguir que los de arriba se convenzan.

Pero incluso si lo consigues, para que esta teoría devenga una buena práctica requiere de la existencia de dos comportamientos: Responsabilidad y Coraje. Y de dos actores: Empresa y Trabajador.

Cada actor tendría que comprometerse a lo siguiente:

– Empresa: eliminarás el control horario de aquellos puestos de trabajo en que la presencia no sea imprescindible (hay más de los que a priori puedas pensar, sobre todo en el entorno de oficinas) y fomentarás el teletrabajo. Sustituirás la necesaria supervisión del trabajo por un sistema de evaluación de objetivos, acompañado de una retribución variable en función del desempeño personal y del beneficio empresarial.  Ya no se valorará el tiempo de ‘calentar silla’ sino los resultados obtenidos.

– Trabajador: renunciarás a una pequeña parte de tu sueldo fijo, que será transformada y aumentada en salario variable. Podrás aspirar a una remuneración más alta de la que tendrías con el sueldo fijo. Gestionarás tu propio tiempo y deberás demostrar resultados a tu empresa, con el nivel de calidad acordado.

– Y ambos: pactaréis un marco de actuación del nuevo escenario, en el que se fijen las líneas rojas que impedirán la posibilidad de abuso por cualquiera de las partes.

¿Tenemos la Responsabilidad y el Coraje necesarios? ¿Lo intentamos?

Fotografía Autor Daniel Sánchez Reina 

—Daniel Sánchez Reina

Autor de El dilema del directivo, LID Editorial 2014

Anuncios

Un comentario el “Una causa y una solución para nuestra baja productividad

  1. josepserracots
    diciembre 26, 2014

    Dani, el problema del rendimiento, ¿de quién es, del empleado o del responsable?. Porque a lo mejor deberíamos decir que el liderazgo español es de los más bajos de Europa, quizás sea más justo.

    Para ser más eficiente no es necesario llegar a la felicidad laboral. Se necesita coherencia, humildad y transparencia. Una persona que este valorada y reconocida, ya puede ser más eficiente.

    ¿Qué se entiende por empresa?, yo entiendo como conjunto de empleados que comparten unos valores y son los responsables del resultado económico de la organización. Así cuando hablamos de empresa y empleados, podríamos hablar de un mismo termino, a lo mejor sería mejor hablar de Dirección y Empleados.

    Como podemos intuir las personas (empleados) son muy importantes en las organizaciones y no entiendo como la Patronal y el Gobierno con el consentimiento de los sindicatos les han quitado el Bienestar que tantos años nos costó a todos los empleados, conseguir. ¿Qué sentido tiene?

    Rebajar el sueldo fijo del empleado por un variable, con los salarios actuales lo encuentro desmesurado, es como coger a un empleado por sus partes nobles y decirle o trabajas más o te doy un apretón. Esto provocaría ansiedad y a largo plazo quemaría al personal. El liderazgo no va por este camino o no debería ir.

    Lo que es muy importante es saber como se reparten los beneficios en el caso que los haya, porque es evidente que si se hace de forma correcta (win to win), el empleado se esforzara por ser más eficiente, sin tener que llegar a reducirle aun mas el sueldo.

    Este es mi punto de vista, distinto pero que en el fondo todos queremos los mismo, pero dependiendo de las estrategias que se empleen, es más fácil llegar.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CÓMO SER UN BUEN JEFE (podcasts)

PODCASTS - CÓMO SER UN BUEN JEFE

PODCASTS - CÓMO SER UN BUEN JEFE

EL DILEMA DEL DIRECTIVO

El dilema del directivo

En el libro EL DILEMA DEL DIRECTIVO, Daniel Sánchez Reina e Isabel Iglesias analizan las situaciones a las que se enfrenta a diario todo profesional con responsabilidad sobre personas. Con prólogo de Javier Fernández Aguado.

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: